BuscoCirujano.Com

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente
Inicio Noticias Noticias Cirugía Investigadores de la UCM realizan nueva técnica para extirpar la vesícula biliar

Investigadores de la UCM realizan nueva técnica para extirpar la vesícula biliar

Imprimir PDF

Una bilis excesivamente concentrada puede conducir a la formación de cálculos o piedras vesiculares, lo que se conoce como colelitiasis. Esta anomalía puede ocasionar dolores cólicos y otras complicaciones más graves. El tratamiento de la colelitiasis sintomática consiste en la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar y sus cálculos, una operación que se denomina colecistectomía. La técnica de la colecistectomía laparoscópica es el método estándar de extirpación de la vesícula biliar para el tratamiento de los cálculos vesiculares y sus complicaciones.

La colecistectomía laparoscópica se practica mediante varios trócares o cilindros (habitualmente 3 ó 4) de 5 ó 10 mm de diámetro, insertados en la pared abdominal, a través de los cuales: i) se insufla un gas inerte, lo que se conoce como neumoperitoneo,  para distender la cavidad abdominal, ii) se introduce una óptica rígida conectada a una fuente de luz y a una cámara de vídeo que permiten visualizar el interior del abdomen a través de un monitor, iii) se practica la extirpación de la vesícula con instrumental especial para cirugía laparoscópica y iv) finalmente,  se extrae la vesícula biliar y sus cálculos a través de uno de los orificios de los trócares. La colecistectomía laparoscópica requiere una tecnología y un aprendizaje costosos, y su introducción ha aumentado las lesiones de la vía biliar.

Recientemente han proliferado una serie de técnicas de colecistectomía mediante las cuales, utilizando una sofisticada tecnología, se puede extirpar la vesícula a través de orificios naturales como la boca o la vagina. Estas técnicas se conocen como NOTES (del inglés Natural Orifice TransEndoscopic Surgery). Asimismo, se han propuesto técnicas quirúrgicas mediante las cuales la colecistectomía se practica a través de un único trocar, de mayor tamaño que los utilizados en laparoscopia convencional, insertado a través de la pared abdominal. Como en el caso de toda la cirugía laparoscópica, tanto las técnicas de NOTES como las de acceso a través de una única puerta de entrada, se practican con neumoperitoneo bajo anestesia general y requieren aparatajes y aprendizajes costosos, así como tiempos quirúrgicos prolongados. Además, estas técnicas a menudo requieren la inserción de trócares adicionales para completar la operación.

En 1993, los cirujanos Javier Grau (doctor por la Universidad Complutense de Madrid) y Manuel Giner Nogueras (profesor titular del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la UCM) desarrollaron la técnica de la 'colecistectomía transcilíndrica' (CTC), que consiste en practicar la colecistectomía, sin neumoperitoneo, a través de un único separador cilíndrico de 3,8 cm de diámetro por 10 cm de longitud, insertado a través de una incisión de 4,5 cm sobre la parte alta del abdomen de los pacientes, y utilizando instrumental quirúrgico convencional, mucho más económico que los materiales utilizados en cirugía laparoscópica. Tras 15 años de experiencia, la técnica ha demostrado ser factible, rápida y segura. La CTC es comparable a la colecistectomía laparoscópica en cuanto a traumatismo quirúrgico y recuperación de los pacientes, como demuestran los resultados obtenidos, en términos de función respiratoria, estancia hospitalaria y requerimientos de medicación para el dolor post-operatorio. Por otra parte, en la experiencia de estos autores sobre más de 400 casos de CTC no ha habido lesiones de la vía biliar. Además la CTC se compara favorablemente con la colecistectomía laparoscópica en cuanto a duración de la intervención quirúrgica y coste económico; en un análisis de costes la colecistectomía laparoscópica resultó ser 2,4 veces más cara que la CTC.

Desde hace dos años, en el Hospital Siberia-Serena de Talarrubias (Badajoz), el Dr. Grau y sus colaboradores practican la técnica de CTC bajo anestesia local y en régimen ambulatorio. Tanto los resultados clínicos como la satisfacción de los pacientes son excelentes. Con este método novedoso de colecistectomía bajo anestesia local han sido operados más de 120 pacientes. En todos los casos la cirugía se ha practicado a través del cilindro y en ningún paciente ha habido que completar la cirugía a través de una laparotomía o incisión quirúrgica convencional. Más de tres cuartas partes de los pacientes han tolerado la intervención quirúrgica bajo anestesia local, mientras que en los casos restantes ha habido que completar la operación bajo anestesia general, fundamentalmente debido a dificultades en la técnica quirúrgica, sin que ello haya interferido en los buenos resultados de la cirugía. La mayoría de pacientes han sido dados de alta el mismo día de la operación. No ha habido complicaciones remarcables y la totalidad de los pacientes se han mostrado satisfechos con el método. Los resultados preliminares con este método han sido publicados en una de las más prestigiosas revistas de cirugía (Endoscopy; DOI: 10.1055/s-0029-1243860) y para la evaluación exhaustiva de la técnica, los doctores Giner y Grau cuentan con la financiación del Fondo de Investigaciones Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia e Innovación.

En una serie de estudios clínicos sobre distintas técnicas quirúrgicas, la anestesia local ha demostrado ser superior a la general en cuanto a dolor postoperatorio, movilización precoz de los pacientes, complicaciones respiratorias y urinarias, proporción de casos dados de alta hospitalaria el mismo día de la operación, y satisfacción global de los pacientes. Por ello, la técnica de CTC bajo anestesia local abre nuevas y prometedoras expectativas para la práctica de una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentemente realizadas en nuestros hospitales. Confiemos en que la reciente aparición de nuevas técnicas alternativas de colecistectomía, tales como el NOTES y la laparoscopia con acceso único a la cavidad abdominal, den lugar a un cuidadoso escrutinio de las distintas opciones de colecistectomía que consiga apreciar en su justa medida las posibles ventajas de la CTC.


 

Noticia Destacada

El trasplante de donante vivo renal, además de ser la mejor opción para los jóvenes y afectados por unas determinadas patologías, tiene como resultado una mayor supervivencia del órgano y soluciona, en parte, la escasez de órganos que sufre nuestro país desde mediados de los 90 a pesar de la alta tasa de donación de cadáver. Según la Organización Nacional de Trasplantes, en 2010 se realizaron en España 240 trasplantes renales de vivo, lo que supone un 11% del total. Este año la expectativa es que este número crezca hasta unos 300, con lo cual serían casi unos 13-15% del total de los trasplantes. Frente a estos datos y a la necesidad de seguir buscando nuevas tecnologías quirúrgicas en la evolución y mejora del transplante, la experiencia del equipo en cirugía mínimamente invasiva del Hospital Clínic de Barcelona ha potenciado una nueva vía de mejora en los programas de donante vivo.

El trabajo que hoy presenta el hospital catalán de la mano del Dr. Antonio Alcaraz, jefe del servicio de Urología del mismo centro y su

Leer más...