BuscoCirujano.Com

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente
Inicio Noticias Noticias Cirugía España continúa siendo líder mundial en donación y trasplante hepático

España continúa siendo líder mundial en donación y trasplante hepático

Imprimir PDF

A pesar de que España es líder mundial en donación de órganos, lo cierto es que en los últimos cinco años, coincidiendo con la puesta en marcha de la Ley de Circulación Vial, el número de víctimas de accidente de tráfico ha disminuido y con ello el número de donantes cadáver. Esta situación, unida al hecho de que el trasplante hepático gana nuevas indicaciones, obliga a buscar nuevas vías para atender la demanda actual.

“El donante vivo podría ser un recurso para paliar la escasez de órganos, lo que le confiere el rango de necesidad ética de primer orden”, señala el doctor Pablo Ramírez, catedrático de Cirugía del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca y miembro de la Sección de Trasplantes de la Asociación Española de Cirujanos, cuyo XXVIII Congreso Nacional se celebró este año en Madrid.

En la actualidad, la edad media del donante cadáver de hígado por accidente cerebro-vascular en nuestro país supera los 65-70 años de edad. “La mayor parte de estos órganos son funcionalmente adecuados, trasplantándose en ocasiones el hígado de personas fallecidas mayores de 80 años”, explica este experto. Por el contario, el perfil del donante vivo necesario para asegurar el éxito de intervención es el de una persona sana menor de 50 años.


Trasplante hepáticoCada año, más de 1.100 personas reciben un nuevo hígado, el segundo órgano trasplantado en nuestro país después del riñón, con algo más de 2.000 intervenciones. El alcohol y las enfermedades víricas, con un enorme protagonismo en la última década, son las principales causas de cirrosis hepáticas que acaban precisando un trasplante hepático en España. Una vez efectuada la intervención el hígado trasplantado asume perfectamente las tareas del de uno sano, ofreciendo muchos años de supervivencia (por lo general, más de veinte). No obstante, como señala este experto, “el trasplante no siempre cura la enfermedad del paciente, ya que en ocasiones ésta vuelve a afectar al hígado después del trasplante,  como en la recidiva de la hepatopatía crónica por virus C”.


Entre las complicaciones del trasplante, además del mayor riesgo de infecciones debido a la inmunosupresión, el doctor Ramírez señala el rechazo del hígado trasplantado. Sin embargo, en los últimos años, los avances en el tratamiento de la inmunosupresión han logrado disminuir significativamente la tasa de rechazo agudo tras el trasplante. “La introducción en clínica de los anticalcineurínicos fue clave hasta el punto que, en la actualidad, se controla prácticamente la totalidad de los casos sin que se pierdan injertos por este motivo”, puntualiza este experto.


Una vez fuera del hospital, el grado de reincorporación a la vida familiar, social y profesional dependerá sobre todo de la edad y situación previa del paciente al trasplante. Por lo general, las personas de mediana edad recuperan la normalidad en sus vidas a todos los niveles. “No ocurre así en las personas mayores de 65-70 años y en los profesionales, que por su trabajo, requieran de un gran esfuerzo físico, que sólo alcanzan normalidad en las esferas familiar y social”, puntualiza. 


Retos futurosVeinticinco años después del primer trasplante hepático en España, esta cirugía en nuestro país ronda una tasa de mortalidad durante el primer mes inferior al 10% mientras que la supervivencia al año se sitúa por encima del 80%, “algo impensable en la década de los setenta, cuando el reto fundamental de los cirujanos era que el paciente no falleciera en el quirófano o en los primeros días tras la intervención por complicaciones técnicas y poder alcanzar algunos meses de supervivencia”, explica el doctor Pablo Ramírez.


Pese a que España encumbra la lista de donaciones y trasplantes con éxito, las líneas actuales de investigación van encaminadas a solucionar dos de los retos más importantes que todavía limitan el trasplante hepático: la escasez de órganos, donde empieza a despuntar como la solución más idónea el donante vivo, y los efectos secundarios de la inmunosupresión. “Para poder atender mejor la demanda en un futuro, en la actualidad se investiga además en diferentes líneas experimentales como son el xenotrasplante -que consiste en el trasplante del hígado procedente de  un cerdo transgénico-, los hígados bioartificiales o el trasplante celular”, señala el doctor Ramírez. En cuanto a los efectos secundarios de la inmunosupresión, continúa explicando este experto, “los estudios actuales se centran en la búsqueda de marcadores biológicos que puedan predecir el grupo de pacientes que va a tolerar la retirada completa de la inmunosupresión, habiéndose descrito algunos resultados esperanzadores”. En la actualidad, sabemos que hasta al 20% de los pacientes trasplantados de hígado se les podría retirar por completo la medicación sin rechazar el injerto hepático.


Asociación Española de Cirujanos Fundada en 1935, la Asociación Española de Cirujanos (AEC) tiene como principal objetivo promover la formación, el desarrollo y el perfeccionamiento profesional de los cirujanos, procurando la mejor calidad en la asistencia a los pacientes y fomentando la docencia y la investigación. En la actualidad, la AEC representa alrededor del 70% de los cirujanos de España, un hecho que le confiere especial visibilidad en todos los foros de la especialidad.
Dotada de un Comité Científico que vela por la calidad y seriedad académica y científica de todas sus actividades, la Asociación Española de Cirujanos cuenta además con el impulso científico de dieciséis secciones, cuya actividad va dirigida a atender las necesidades de los expertos y la sociedad en la actualidad, en un momento en el que la subespecialización se hace cada vez más necesaria.

 


 

Noticia Destacada

Barcelona- Una única incisión, un sólo corte en el ombligo pueden lograr un cambio de sexo. Ésta es la técnica que el Hospital Clínic ha utilizado en el último año para realizar diez intervenciones de estas características, en las que se introduce una cámara óptica y los instrumentos de cirugía necesarios para poder proceder al cambio de sexo.

La  pionera técnica de laparoscopial, conocida como Less, supone un gran avance ya que ahorra al paciente el tener que realizar cuatro incisiones en el abdomen para poder operar. Al realizar un sólo corte, el abdomen recupera su aspecto anterior a la operación.

Así lo explicó ayer el jefe del Servicio de Ginecología del Clínic, Francesc Carmona, que concretó que los diez cambios de sexo se realizaron a personas biológicamente mujeres, que se sienten hombres, todas ellas por la vía pública.

El jefe del servicio de Ginecología y Obstreticia del Hospital de Igualada, Pere Brascó, destacó ayer en el XIX Congreso Anual de la Sociedad Europea de Endoscopia y Ginecología «el gran beneficio» de esta operación a nivel estético.

Leer más...